La polémica Directiva del Copyright

Enviado por editor el Jue, 28/03/2019 - 15:11
Sentido del voto de partidos españoles en la directiva Copyright

Esta semana se ha votado en la sesión plenaria del Parlamento Europeo, en Estrasburgo, la directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital, también conocida como Directiva Copyright. Y se ha aprobado por una mayoría que incluía al PP, al PSOE y a Ciudadanos. Podemos ha votado en contra. ¿Por qué?

Porque aunque estamos a favor del impulso de la Economía Digital como entorno de desarrollo económico de fuerte expansión y alto valor añadido, desde las instituciones de la representación ciudadana debemos velar por que se haga conciliando los intereses de las partes implicadas –desde los creadores y creadoras de contenidos, hasta los y las usuarias de los mismos, pasando por las múltiples entidades intermediarias, con un escrupuloso respeto a los derechos fundamentales de la ciudadanía de la Unión Europea.

Sin embargo, esta directiva, con la redacción actual, favorece el lucro de grandes poseedores de derechos de autor, no tanto de los pequeños/as creadores/as y establece un control, con un evidente riesgo de arbitrariedad, de los contenidos que subamos a cualquier plataforma. Esto supone un recorte de los derechos de usuarios/as, no solo por la posible censura preventiva sino porque dejaremos de tener un acceso libre a la información, al estar controlada sin garantías ni transparencia por los proveedores de servicios en internet.

Y vemos como de nuevo aparece el mismo criterio de demarcación para los votos: industria vs usuarios/as, o entre quienes más negocio hacen con internet y quienes pagan por usar la red. Y veremos cómo el coste de esta directiva va más allá de lo económico.

La votación de esta directiva se ha dirimido en torno a un debate viciado en el que se oponen los derechos, obvios, de creadores y creadoras a recibir remuneración por su trabajo y la libertad de expresión y el derecho a la información de los y las usuarias de internet. En la Delegación de Podemos en el Parlamento Europeo consideramos que esos derechos no son incompatibles; Lola Sánchez y su equipo han estado trabajando duramente por ello, en un intento de superar ese debate y representar los intereses de los eslabones más débiles de esta compleja cadena.