Notas de prensa

“Los fondos europeos no pueden acabar siendo utilizados para aplicar políticas discriminatorias, la UE se juega su razón de ser en Hungría”

Publicado el 09/07/2021
bandera

El Parlamento Europeo ha aprobado este jueves una resolución que pide bloquear el acceso de Hungría a fondos europeos como respuesta a su ley anti LGTBI, que viola la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión y supone un ‘hito’ más en la deriva autoritaria de Viktor Orbán. La resolución ha salido adelante por 459 votos a favor, 147 en contra y 58 abstenciones. Entre los partidos españoles, VOX ha votado en contra y el PP se ha abstenido, pese al voto a favor de la mayoría del EPP, y pese a que la propuesta de resolución había sido acordada por EPP, S&D, Renew, Greens/EFA y The Left.

“Los fondos europeos no pueden acabar siendo utilizados para aplicar políticas discriminatorias, machistas, homófobas, contrarias al Estado de Derecho, a la democracia y a la convivencia. La UE se juega su razón de ser en Hungría. Cada día que la Comisión y el Consejo no le frenan los pies a Orbán, la vida de millones de personas corre peligro”, ha declarado Mª Eugenia R. Palop tras conocer el resultado de la votación.

El texto solicita que se active inmediatamente el Reglamento relativo a la condicionalidad del Estado de Derechoque entró en vigor en enero de 2021 y es aplicable a “todos los fondos del presupuesto de la Unión, incluidos los recursos asignados desde entonces a través del Instrumento de Recuperación de la Unión”.

Específicamente, el texto “pide a la Comisión y al Consejo que analicen cuidadosamente cada una de las medidas descritas en el proyecto de plan de recuperación y resiliencia húngaro y que solo lo aprueben si se constata que no contribuirá a la aplicación de la Ley y, por ende, a que el presupuesto de la Unión contribuya activamente a la violación de los derechos fundamentales en Hungría”.

Además, la mayoría de la Eurocámara está a favor de que “la Comisión emprenda de inmediato acciones legales, en particular iniciando, al amparo del artículo 258 del TFUE, un procedimiento de infracción acelerado contra Hungría en relación con la Ley adoptada” y que “en caso necesario, haga uso de todos los instrumentos procesales disponibles ante el Tribunal de Justicia”. Si la Comisión no actuase, la Eurocámara pide a los Estados miembros que lo hagan ellos mismos, en virtud del artículo 259 del TFUE.

El Parlamento lamenta que, desde que activó el Artículo 7 en 2018, “la situación del Estado de Derecho y de los derechos fundamentales haya seguido deteriorándose en Hungría” y destaca que “el Consejo lleva años sin actuar ni asumir sus responsabilidades a este respecto”. Por ello, pide que este órgano “formule recomendaciones concretas a Hungría, […] incluida la recomendación de derogar la Ley, y que establezca plazos para la aplicación de dichas recomendaciones”.

En el texto, el Parlamento recuerda también que esta norma “no es un caso aislado, sino que es otro ejemplo deliberado y premeditado del desmantelamiento gradual de los derechos fundamentales en Hungría” y reitera, como en resoluciones anteriores, que “las violaciones de los derechos humanos de las personas LGBTIQ son parte de un proyecto político más amplio encaminado al desmantelamiento de la democracia y el Estado de Derecho, incluida la libertad de los medios de comunicación”.

 

Contexto de la votación

“Quien no entiende de valores quizá sí entienda de dinero”, decía ayer la comisaria de Valores y Transparencia, Věra Jourová, ante el Parlamento Europeo. Se refería a la posibilidad de bloquear el acceso de Hungría al fondo de recuperación si sigue atacando los derechos de las personas LGTBI “estigmatizándolas y presentándolas como un peligro público”.

La ley aprobada en junio prohíbe hablar de homosexualidad, cambio de sexo o identidad de género en los colegios, materiales educativos, programas de televisión y publicidad dirigida a menores de 18 años. El gobierno húngaro ha defendido la norma utilizando argumentos parecidos a los empleados por los defensores del veto educativo (‘pin parental’) en España: que promover la igualdad y los derechos humanos es una peligrosa forma de ideología que vulnera la ‘libertad’ de los padres para educar a sus hijos.

“Amalgamar la orientación sexual y la identidad de género con la pedofilia y las violaciones de los derechos de los niños representa una tentativa manifiesta de instrumentalizar el lenguaje de los derechos humanos para poner en pie políticas discriminatorias”, señala el Parlamento.

El texto pide también que se investigue “la financiación de campañas anti-LGBTIQ en la Unión, que son una clara amenaza para la democracia y la seguridad nacional dentro de la Unión”. Como hemos denunciado en varias ocasiones –antes de la votación sobre el acceso al aborto legal y seguro en la UE, por ejemplo–, hay una gran red de lobbies ultraconservadores impulsando la agenda reaccionaria en Europa y amedrentando a quienes defienden los derechos de las mujeres, las personas migrantes y las personas LGTBI, ya sean organizaciones civiles o cargos públicos.